En este momento estás viendo El “cómo” dentro del Método MBP

El “cómo” dentro del Método MBP

En el artículo de la semana pasada nos focalizamos en el “por qué” del método MBP: explicamos el fútbol como un fenómeno complejo, y en cómo la ciencia podía ayudar al entrenador a saber cuáles son los contenidos a entrenar.

En el presente artículo nos focalizaremos en el “cómo”, es decir, la transferencia de los contenidos previamente escogidos al campo de entrenamiento a través de una metodología.

El término metodología se puede definir como el método a seguir para alcanzar el objetivo final, pues permitirá a los entrenadores garantizar una coherencia en sus sesiones de entrenamiento, ya que el hecho de elegir un método significa aplicar unas bases coherentes durante el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Por otro lado, el termino metodología es muy amplio, ya que comprende todo: qué se entrena, cómo se hace, cuándo se hace y porqué se hace así y no de otra forma. No obstante, cuando hablamos sobre la metodología de entrenamiento, hacemos referencia a lo que se presentará durante la aplicación práctica: cómo se procederá a la creación de experiencias que desarrollan habilidades, actitudes o comportamientos en el jugador.

Este término va directamente relacionado con la creación de contextos óptimos de aprendizaje, además del uso adecuado de unas herramientas y de una relación entrenador-jugador idóneas. Asimismo, tiene que ver con la metodología de entrenamiento propuesta por MBP y con el uso de estrategias didácticas condicionadas, donde el objetivo principal es hacer partícipe al jugador durante el entrenamiento y a su vez, consciente de los diferentes aprendizajes mediante situaciones que requieran de su propia habilidad técnica y su comprensión del juego con tal de ser resueltas.

Con respecto a las estrategias didácticas (ED), el entrenador hará uso de dos tipos en función del contenido a entrenar. Por un lado está el uso de ED de características más analíticas para un tipo de contenidos, y por otro lado las más globales con el objetivo de entrenar contenidos coordinativos o fundamentos básicos, fomentando la compresión del juego.

Finalmente, será el uso de los estilos de enseñanza a utilizar durante el desarrollo de la tarea, tal y como explicamos hace unas semanas en este articulo. En conclusión, una de las razones más importantes de la creación del “cómo” dentro del método MBP, es la tendencia de muchos entrenadores a cometer errores por no utilizar un método de entrenamiento que les permita seguir un camino coherente durante el proceso de formación de los jugadores.

Por ello, desde MBP queremos fomentar el uso de un método a todos los entrenadores con el objetivo de poder garantizar la coherencia de sus entrenamientos, oponiéndose así a la casualidad o al desorden.

Deja una respuesta