Inicio El Entrenador La importancia de los roles del primer y segundo entrenador

La importancia de los roles del primer y segundo entrenador

Es muy importante saber entender y diferenciar los roles del primer y segundo entrenador en cada equipo. A pesar de que ambos deben estar preparados y capacitados para cualquier situación individual como líderes que son, también son un equipo que se complementa muy bien para sacar lo mejor de sus jugadores en cada entrenamiento y cada partido.

 

 

¿Todo el mundo está preparado para ser primer entrenador? ¿Qué características debe tener? ¿Y el segundo? 

Son preguntas muy frecuentes que nos hacemos en el día a día, sobretodo cuando el entrenador se encuentra en el rol de segundo entrenador y le surge la oportunidad de ejercer como primero.

Normalmente asociamos un rol más estricto y con liderazgo en el primer entrenador que en el segundo. Una persona con autoridad y respeto en referencia a la plantilla que no debería de mostrar debilidad. 

¿Qué características debe tener al 100% un primer entrenador de un cuerpo técnico para tener éxito? Debe ser: Proactivo, valiente, crítico y auto-crítico, reflexivo, consecuente, positivo, líder, delegativo, seguro (tanto en sí mismo como a la hora de comunicar con el equipo) y con recursos para ofrecer soluciones al equipo (Vinculado con la credibilidad).

Teniendo claro qué características creemos que debe tener el primer entrenador, es importante que conozca y tenga en cuenta que él sólo no puede abarcar todas las situaciones de gestión del equipo a nivel personal y futbolístico. Para ello, tenemos que conocernos también a nosotros mismos y basándonos en ello intentar buscar un complemento a las necesidades del entrenador, complementando sus debilidades y fortaleciendo el potencial. ¿Quién ofrece esto? La figura del segundo entrenador.

 

 

¿Persona cercana o distante?

Todo va en relación, como lo hemos comentado anteriormente, con ser un complemento. Un complemento que mejore las necesidades del conjunto. Debe ser una persona que analice constantemente cómo es el grupo (cada año va variando y lo que antes funcionaba quizás ahora ya no) y qué tipo de relación/comunicación tiene el entrenador con ellos, para no repetir roles.

A través de nuestra perspectiva veremos dos puntos que creemos que son importantes para el buen funcionamiento, teniendo en cuenta cómo es el perfil de un entrenador a nivel normal (aunque hay casos donde los perfiles se invierten).

1. Persona cercana para los jugadores.

Los jugadores muchas veces tienen dudas, tanto en posicionamiento en el campo (si están haciendo correctamente lo que le piden desde la dirección técnica) como situaciones personales que le están afectando en su rendimiento y en ocasiones temen en preguntarle al entrenador, ya sea por represalias o falta de confianza. Es el momento donde aparece el segundo entrenador: para detectar estas situaciones e intentar la mejora individual del futbolista o el equipo.

2. Persona que aporte una distinta perspectiva

No debería afirmar todos los planteamientos que ofrezca el entrenador o perspectivas que disponga de los jugadores. Debe de ser reflexivo y transmitir confianza. Transmitiendo respeto y humildad sin desbaratar todos los pensamientos del primer entrenador. Solamente dar un punto de vista diferente para buscar ser mejores.

 

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Descargar ebook

Descargar ebook

Descargar ebook

 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, recopilando información para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad y analizar su navegación. Si sigue navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Tiene la posibilidad de configurar su navegador para impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque podrá ocasionar dificultades de navegación.    Ver Política de cookies