En este momento estás viendo EL ANÁLISIS EN VIVO

EL ANÁLISIS EN VIVO

En anteriores publicaciones hablamos sobre los primeros pasos que se deben realizar en los análisis de equipo: el análisis estructural y el análisis dinámico. Durante el presente artículo nos centraremos en la importancia del análisis en vivo dentro de las fases del juego, y analizamos qué aspectos debemos de tomar en consideración.

Durante la visualización de un partido de fútbol podemos identificar 4 fases distintas: la fase ofensiva, la fase defensiva y las dos transiciones: ataque-defensa y defensa-ataque. Es por ello que, como entrenadores, debemos ser capaces de filtrar la información relevante dentro de todo lo que ocurre durante el transcurso de las mismas.

Por ejemplo, si nos focalizamos en la fase ofensiva de forma general, sin adentrarnos en los diferentes momentos del juego, hay ciertos conceptos que debemos saber identificar. El primero de ellos, que será indiferente al momento en el que el equipo se encuentre, será la estructura que utilizará el equipo. La estructura nos permitirá identificar las zonas de responsabilidad e influencia de cada jugador en ese momento del juego concreto, y así poder plantear distintas decisiones, como también del rival.

Otro de los aspectos claves a identificar dentro de la fase ofensiva, será distinguir qué tipo de mecanismos utiliza el equipo en los diferentes momentos del juego. Aunque dichos mecanismos pueden variar en función de muchas variables, siempre habrá aspectos del juego más «repetibles» que otros.

analisisenvivo EL ANÁLISIS EN VIVO MBP School of coaches

Por último, otro aspecto que será de gran relevancia a la hora de analizar a equipos rivales a los que nos enfrentemos, es la identificación del jugador clave en general y en función del momento de juego. Todos recordamos a Xavi Hernández en el FC Barcelona y su importancia en los momentos de inicio, construcción e incluso finalización. Por ejemplo, el Almería de Juanma Lillo decidió imponerle un marcaje individual con el objetivo de imposibilitar su participación en el juego.

Si nos focalizamos en la fase defensiva del juego, también debemos ser capaces de identificar ciertos aspectos del juego que permitirían obtener beneficio con respecto al rival. El primero de ellos, al igual que en fase ofensiva, será la estructura. En este caso, ver la zona que el equipo rival prioriza defender y cómo se posiciona dentro de ella, será determinante para poder intentar sacar ventaja posicional sobre ellos. Adicionalmente, y a la misma vez, ajustar qué comportamientos queremos imponen sobre nuestros jugadores.

En segundo lugar, otro aspecto trascendental será conocer qué tipo de presión ejecuta el rival en función de los diferentes momentos del juego. Este factor servirá para intentar evitar jugar en zonas específicas del terreno de juego y así poder orientar el juego hacia espacios favorables de progresión. 

En tercer lugar, hay otros muchos factores que será trascendental saber identificarlos como son: la altura de la línea defensiva, el tipo de marcaje, etc… Todos tendrán su importancia en función del momento del juego en el que el equipo se encuentre.

Por último, adentrándonos en las transiciones del juego, hay ciertos aspectos del juego que serán transcendentales al identificar y conocer.

Referente a la transición ataque-defensa, aspectos como el cambio de chip, la organización del equipo en el momento de pérdida e incluso la frecuencia de pérdida en función del momento del juego, permitirán al entrenador poder ayudar a su equipo en estos “segundos” de incertidumbre que deriva la perdida del balón.

Por otro lado, si hacemos referencia a la transición defensa-ataque, al igual que en la transición defensiva, ver cómo se organiza el equipo tras recuperación y ver qué comportamientos utiliza en función de la zona de robo, permitirán poder adelantarse al equipo a los comportamientos rivales.

En conclusión, el análisis en vivo es clave dentro del análisis de rivales e incluso dentro del propio equipo. La identificación de los diferentes aspectos del juego que se producen en las diferentes fases del mismo de forma “live”, permitirá al entrenador adelantarse a comportamientos del rival y poder potenciar las cualidades propias en función de las carencias del rival.

Deja una respuesta